viernes, 27 de febrero de 2009

Diez alimentos que le llenan de vida

Por Daniel Galilea, EFE-Reportajes
2009-01-25

Son fáciles de encontrar en el supermercado, y además de ser apetitosos y económicos reúnen una serie de cualidades nutricionales que los convierten en poco menos que imprescindibles. Hay una serie de comestibles que nunca deben faltar...

-- La aromática canela, de sabor dulce, amaderado y picante, ayuda a controlar el azúcar en la sangre y el colesterol.

-- El puré de calabazas permite aprovechar al máximo las propiedades de esta verdura con bajo contenido calórico, rica en fibra y vitamina A.

-- Las distintas variedades de repollo se han conseguido a partir de la especie silvestre a través de cruces y selecciones botánicas, para adaptarlas a diferentes condiciones ambientales.

El organismo es como el motor de un vehículo: su funcionamiento, duración y potencia, dependen en buena medida de la calidad del combustible que se le echa, es decir de los alimentos que se ingieren a diario. Llene tu depósito –o sea su estómago- con los mejores nutrientes, infalibles para mantenerse en buena forma, y reforzar las defensas, tejidos y funciones.

El médico nutricionista y escritor estadounidense Jonny Bowden, ha elaborado una lista de alimentos que la gente debería comer, pero que no siempre pone en el carrito del supermercado, porque aportan los nutrientes beneficiosos para el cuerpo y la mente:

-- Remolacha. Proviene de la planta Beta marítima, conocida como "acelga marina" o "acelga bravía", originaria en la zona costera del norte de África. Hay que pensar que es una “espinaca roja”, porque es una fuente de folato y pigmentos rojos naturales con propiedades antitumorales.
-- Repollo. Sus distintas variedades se han conseguido a partir de la especie silvestre a través de cruces y selecciones botánicas, para adaptarlas a diferentes condiciones ambientales. Posee gran cantidad de nutrientes, como el sulforafano, que es una sustancia química que activa las enzimas que actúan contra el cáncer.

-- Acelga. Esta planta propia de las zonas costeras o los terrenos salinos templados y “emparentada” con las espinacas y las remolachas de mesa, pertenece a la familia de las quenopodiáceas, junto a más de 1.400 especies de plantas. Posee gran cantidad de carotenoides, que previenen el envejecimiento visual.

-- Canela. Se extrae de las ramas de unos arbustos denominados “zeylanicum” y “verum”, los cuales, una vez secos y sin su corteza, forman unos tubitos muy aromáticos. Esta especia de sabor dulce, amaderado y picante, ayuda a controlar el azúcar en la sangre y el colesterol.

-- Granada. Tiene una piel gruesa de color escarlata o dorada de tono carmesí en la parte externa y abundantes semillas internas, rodeadas de una jugosa pulpa de color rubí. Su jugo ayuda a bajar la presión sanguínea y aporta antioxidantes.

-- Ciruelas. Originarias del Cáucaso, Anatolia, en Turquía, y de Irán, según el color de su piel, pueden clasificarse en amarillas, rojas, negras y verdes. Cuando se consumen secas, aportan una gran cantidad de antioxidantes.

-- Calabaza. Pertenece a la misma familia que la sandía, el melón y el pepino. Sus semillas son la parte más nutritiva y contienen magnesio, un mineral cuyo consumo está asociado a una reducción del riesgo de muerte temprana. Su puré permite aprovechar esta verdura con bajo contenido calórico, rica en fibra y vitamina A, que estimula las defensas inmunológicas y produce saciedad con muy pocas calorías.

-- Sardinas. Estos peces viven en aguas relativamente cálidas y superficiales bien iluminadas, donde vive el “plancton” del que se alimentan". Tienen alto contenido de omega 3, prácticamente carecen de mercurio y son ricas en calcio. Aportan hierro, magnesio, fósforo, potasio, zinc, cobre, manganeso y vitamina B.

-- Cúrcuma. Suele ser conocida como un componente del Curry y hace más de 4.000 años que se la emplea como condimento y colorante. Es la "superestrella de las especias" y tendría propiedades antiinflamatorias y antitumorales.

-- Arándanos. Aunque el frío puede degradar algunos de los nutrientes de otras frutas, cuando están congeladas estas “frutas del bosque” se pueden usar en cualquier momento del año y no se estropean. Estudios en animales indican que estas bayas de color oscuro, azuladas o rojizas, mejoran la memoria.

No hay comentarios: