miércoles, 6 de mayo de 2009

La corbata, a volar

de Gerardo Martínez Gómez

Como una de las medidas para evitar los contagios, la Secretaría de Salud recomienda que se evite el uso de esta prenda que siempre ha estado relacionada con el porte y el estilo recatado
Con cada día que pasa la influenza no sólo acumula cifras, sino también preguntas y muchas advertencias. Ahora, la Secretaría de Salud del gobierno federal ha hecho una nueva serie de recomendaciones para continuar con la cotidianidad que se perdió en los últimos días.

Al lavado de manos y demás medidas que se han estado repitiendo en horas recientes, se suma esta vez el uso de las corbatas. Y es que resulta que esta prenda ha dejado de ser, al menos por estos días, un elemento de distinción, etiqueta y buen vestir, ya que según la Secretaría que encabeza José Ángel Córdova Villalobos, estas prendas pueden ser portadoras del virus A H1N1, por lo que se recomienda dejar de utilizarlas hasta que el actual panorama mejore.

En la página de internet de la dependencia federal, cualquier visitante se encuentra con el link que lleva a los Lineamientos de prevención y control en materia de Influenza A (H1N1). Al entrar ahí se desglozan algunos apartados un poco más específicos y, al revisar el que tiene que ver con los Centros de Trabajo, se puede leer, dentro de sus medidas preventivas inciso A, punto seis: “No usar corbata, porque actúa como un reservorio de microorganismos”.

El ejemplo a la medida lo dieron los propios funcionarios federales, ya que ayer, en conferencia de prensa, ni el secretario de Educación Alonso Lujambio, ni el de Salud utilizaron la pieza de vestir.
El anuncio, hecho desde el sábado y publicado en estas páginas, había considerado en un principio sólo a los mítines de las campañas políticas que arrancaron de manera formal este domingo, pero ahora se ha extendido a actividades laborales del día a día y que tienen que ver con muchos ciudadanos acostumbrados a utilizarlas dentro de sus áreas de trabajo.

Sencillo. Por estar cerca de la boca, pueden convertirse en vehículos portadores del virus. Además, es un accesorio que no suele lavarse con la frecuencia que se requiere para la prevención de la influenza, así que todo pasa por la higiene. En este aspecto, habrá que recordar y recomendar que toda prenda que esté en contacto directo con el virus y se guarde sin lavar se convertirá en una amenaza para la salud.

La importancia que cobra la restricción del uso de la corbata, mientras pasa el estado de alerta sanitaria, es que este elemento puede estar en contacto directo con objetos infectados, por lo que así podría darse el tan temido contagio.

Aunque esta prenda tan distinguida no es la única que está señalada por los epidemiólogos. Chamarras, sacos y bufandas también están en la misma situación.

No hay comentarios: