lunes, 31 de agosto de 2009

Tratamiento Integral Cuerpo-Mente para alcanzar el peso ideal


Octubre 15, 2008

Desde el punto de vista psicológico


Una persona que manifiesta un cuerpo obeso, mientras no tenga un problema de origen físico, utiliza a la comida como un modo de defensa arcaico y precario que corresponden a etapas primarias de la vida humana.

Este modo de defensa inconsciente hace que cualquier dieta llegue invariablemente al fracaso ya que la persona necesita compulsivamente de la comida como sustituto para que no se vuelva consciente una escena primaria y reprimida.

De esto se desprende que la causa del problema no esta en la comida. La comida actúa como síntoma y atacar el síntoma (con dietas) sin bucear en las causas solo llevará a la persona a experimentar un nuevo fracaso y mas frustración.

Si se intenta restringir la comida, la defensa se ve amenazada y ésta se aferra más a los métodos por ella conocidos.

Por lo tanto quedan 2 caminos:

a- enfocarse en atacar las causas b- mejorar la forma de defensa.

Para una completa cura es necesario llegar hasta el fondo y para ello se hará necesario utilizar los 2 caminos.

No es posible ir directamente a las causas porque la gordura provee Identidad a la persona. Cuando la gordura pasa a ser intrínseca al Ser de la persona (”yo soy gordo”) no es viable erradicar ese rasgo de personalidad sin antes crear toda una base de contención que pueda sostener a la persona. (”si yo no soy gordo. entonces quién soy? “).

Antes de atacar las causas, es importante que la persona pueda saber que es posible vivir sin la gordura, que puede Ser, sin ser gordo. La defensa también, de a poco, necesita ver que la persona puede vivir sin necesidad de defenderse contra la escena primaria todo el tiempo.

Para ello, utilizando la hipnosis o algún otro método de sugestión se harán pactos con la defensa (por 2 días al principio y mas esporádicos luego) para que ella levante los síntomas por el tiempo pactado. A cambio de ello, la persona se comprometerá a escuchar a la defensa cada vez que se vea amenazada por no estar realizando sus funciones en forma óptima.

De acuerdo al avance de cada paciente, el psicólogo considerará el momento adecuado para combatir la raíz de la enfermedad.

Una vez que las causas hayan sido concientizadas y la emoción correspondiente liberada, el trabajo del psicólogo consistirá en acompañar al paciente en la construcción de una nueva identidad como una persona delgada.

Utilizando afirmaciones positivas

Durante el tratamiento de la obesidad, la persona tiene que poder ser libre para entrar y salir de su patología hasta que definitivamente pueda encausar su vida sin refugiarse en ella.

Por ello, como se ha dicho antes, toda restricción en la comida sería contraproducente.

A través de muchos años de afirmar “soy gordo”, el subconsciente fue programado para que la persona nunca deje de serlo. Las afirmaciones positivas tienen la capacidad de reprogramar esas certezas para cambiarlas por otras que lleven a la felicidad.

En primera instancia, el psicólogo instruye al paciente que antes de comer repita 3 veces “quiero ser una persona flaca” o “quiero ser flaco/a” y después, que coma lo que quiera.

Esta afirmación debe ser usada hasta que la persona pueda sentir que puede seguir viviendo sin necesidad de ser gordo.

Una vez logrado esto, la afirmación deberá ser cambiada por: “soy una persona flaca” o “soy flaco/a”, para después comer lo que la persona crea conveniente.

Estas afirmaciones crearán las condiciones necesarias para que el ser flaco se manifieste en la vida diaria.

Desde el punto de vista corporal

Si una persona llega a tener muchos kilos de más es porque no está escuchando a su cuerpo de una manera correcta.

El cuerpo habla, el cuerpo tiene grabadas en sus células cada uno de los sucesos de la vida.

Si no hay conexión cuerpo-mente, la persona no solo se desliga de la posibilidad de placer, sino que además se pierde el contacto con las necesidades básicas hasta el punto de la muerte corporal.

En el caso de la obesidad, entre otras cosas, la mente de la persona ha perdido la conexión con el límite de capacidad que tiene el cuerpo de procesar la comida para su funcionamiento. La mente no escucha sus límites, desoye la sensación de satisfacción.

Esta conexión debe ser reestablecida. Para ello se utilizarán técnicas para que la persona tome conciencia de su propio cuerpo.

Entre ellas pueden ser eutonía, yoga, tai chi, ejercicios de bioenergética, biodanza, expresión corporal, etc…

Finalizando

Una vez que las causas de la enfermedad fueron liberadas, el subconsciente reprogramado y la conexión cuerpo-mente restablecida, el tema de la comida ya pasará a ser anecdótico quedando como tarea la re-educación de la forma de comer.

De acuerdo a las creencias de cada paciente se puede consultar a un nutricionista para que le explique la mejor forma de alimentarse.

Puede ser un medico nutricionista de la rama occidental, vegetariano, macrobiótico, etc.

Esta terapia puede ser complementada con medicina homeopática, florales, radiónica, etc.. aunque desde el punto de vista psicológico hay que tener cuidado ya que es importante que la persona sienta que es ella misma la que genera los cambios y no es un remedio el que produce el “milagro”.

También puede utilizarse alguna técnica de armonización energética como el Reiki u otros. aunque esto no es exclusivo para la obesidad en particular sino para la integración mente-cuerpo-espíritu lo que se traducirá en mayor bienestar general de la persona.

Adrián Kanelson
Lic. en Psicologia
akanelson@psi.uba.ar

En: http://compartiendoabundancia.wordpress.com/2008/10/15/tratamiento-integral-cuerpo-mente-para-alcanzar-el-peso-ideal/

No hay comentarios: