martes, 22 de septiembre de 2009

Diez hoteles fuera de lo común y divertidos


Construidos en cuevas, debajo del mar o en enormes barricas de vino, estos hoteles son en sí mismos una experiencia exraordinara para quien los visita
Por Rafael Robledo
De10.com.mx - 2009-09-21


Foto especial(Las formaciones rocosas de Capadocia han sido acondicionadas como un hotel delujo)

En ocasiones, lo más difícil de viajar es el momento de escoger un buen hotel, que se acople a los gustos de cada quien y que sus instalaciones ofrezcan la posibilidad de pasar momentos de descanso y diversión.

Sin embargo hay hoteles cuya simple visita es ya una experiencia inolvidable para el viajero, los sitios Budget Travel y Matador Trips, especializados en turismo, han presentado listas con los hoteles más asombrosos en los cuales se puede hospedar quien busque algo novedoso para sus próximas vacaciones, aquí te presentamos diez de ellos.

Los hoteles en las cuevas de Capadocia. Ubicados en Turquía se sirven de la única geografía del territorio de esta zona para brindar a los visitantes la experiencia de hoteles dentro delas formaciones rocosas características de la ciudad. Esta es una imagen del Hotel Kelebek.

Capsule Hotel en Holanda. Cápsulas de escape que datan de los años de la Guerra Fría sirven ahora como pequeñas habitaciones que navegan en ríos de Holanda, en un futuro las cápsulas piensan aumentar su presencia por toda Europa.
El Castillo de Oxford. Ubicado en la antigua ciudad inglesa del mismo nombre, el castillo, construido en el siglo XI y que durante casi todo el siglo XX funcionara como prisión, ha sido rehabilitado y ahora, las temibles celdas han dado paso a lujosas habitaciones.

Hotel Capsule de Japón. Conocidos por saber aprovechar los espacios al máximo, los japoneses han costruido este hotel pensado más que nada en los ejecutivos que no tienen tiempo de regresar a casa por lo que sólo alquilan estas pequeñas cápsulas donde sólo cabe una persona acostada y una televisión. Sólo se admiten hombres.

Hotel Kolarbyn en Suecia. Ubicado en medio del bosque a una hora y media aproximadamente de Estocolmo, es una experiencia totalmente natural, la habitación es una pequeña choza construida en medio del bosque sin ningún tipo de comodidad tal como la luz eléctrica. La comida sólo se sirve si es solicitada por el huésped.

Hotel Giraffe Manor en Kenia. Ubicado a las afueras de la capital Nairobi, es una mansión en medio de un área de reserva de animales en la que abundan las jirafas, por lo que los huéspedes conviven con ellas en cada momento de su estadía.

Hotel Costa Verde, Costa Rica. Ubicado en el Parque Nacional Manuel Antonio, tiene la particularidad de combinar selva y playa ya que es una zona casi virgen en la que todavía se puede ver a algunos monos paseándose tranquilamente por los pasillos del hotel. Destaca la suite construida en el interior de un avión que parece salir de entre los árboles de la selva.

Hotel Undersea Lodge en Florida. Un hotel inspirado en la novela de 20 mil leguas de viaje submarino, se tiene que acceder a él buceando y todas las instalaciones se encuentran a seis metros y medio de la superficie.

Hotel De Vrouwe van Stavoren en Holanda. Si se olvida el nombre es probable que la experiencia de hospedarse en una barrica de vino de tamaño gigante no sea tan fácil de olvidar. Estas cuatro suites especiales fueron adquiridas de viñedos suizos y tienen todas las facilidades.

Hotel Propeller Island City Lodge. Diseñado por el artista alemán Lars Strochen, quien quiera que desee pasar unas vacaciones en él, tendrá que acomodarse al estilo de este diseñador al que le gusta que sus habitaciones sean algo descomunal, por ejemplo, pegando algunas sillas en el techo de la habitación o acomodando la cama en posiciones poco comunes.


En: http://de10.com.mx/wdetalle4050.html

Éstas ideas pueden disparar la ya de por sí volatil imaginación nacional y desarrollar sitios de interés turístico en algunas instalaciones de los clubes de futbol, en destilerías de tequila -con cata y todo-, en algunos templos o convento históricos, en centros artesanales preferentemente indígenas. Aunque ya encarrerada la imaginería nacional, no debemos extrañarnos si aparece un hotel en algún túnel recientemente descubierto entre la frontera mexicana con Estado Unidos, o la "casa Chueca" de Villa Coapa -al fin que queda cerca de Xochimilco-. No faltará algún vivo que quiera desarrollar el turismo de aventura hospedando en los automóviles "apilados" por las lluvias en Valle Dorado, a algunos audaces turistas que gusten de emociones fuertes.

No hay comentarios: