martes, 29 de diciembre de 2009

LA OBESIDAD, UNA LLAMADA A LA SANACIÓN


Desde el punto de vista simbólico, las personas que engordan, en realidad lo que hacen es “protegerse” de los demás, o de algún tipo de situación o trauma instaurado en su cabeza.

La obesidad no se acumula masa ósea, ni muscular, ni se agranda ningún órgano, ni se llena ninguna cavidad de aires malignos. Lo único que se acumula bajo la capa de la piel es una cantidad de grasa (energía estancada) que no se va a usar y se retiene una cantidad de líquido (emociones tóxicas), que el organismo no puede eliminar.

Las células del cuerpo de una persona obesa, obedecen la orden de acumular grasa, y como sea, de no soltarla, no “quemarla”. Centrándonos en la grasa, ésta podría considerarse como un elemento comodín que el cuerpo, obediente como marinero a las órdenes del patrón, el inconsciente, las sitúa estratégicamente con distintas intenciones, tantas como obesos haya. Tres ejemplos:

1.- En el abdomen, para defenderse de ser adulto. Tomamos forma de bebé barrigón. Puede que el árbol ataque a los niños cuando “espigan”. En el abdomen también, para simular un embarazo. El árbol te acepta como madre, no como mujer.

2.- En las caderas y muslos para ocultar el talento creativo y la libertad de expresión artística. El árbol asignó a otra persona este territorio, o hay una prohibición total al desarrollo libidinal, en beneficio de otro de los egos, por ejemplo el intelectual o el material.

3.- En todo el cuerpo a consecuencia de un abuso sexual. Puede provocar que asociemos “la belleza” con “la agresión”. Es decir, si soy bella soy blanco de agresiones sexuales, por lo tanto engordo y de ese modo nadie me mirará, ni me deseará sexualmente. Es una forma de defensa para estar a salvo.

Desde la perspectiva de Naska Groppaglio, la obesidad, así como la delgadez, las jorobas, etc. se utilizan para integrarse en el “clan familiar”. Cuando no hay suficiente espacio en familias con muchos hijos, cuando uno nace no deseado, del sexo opuesto al esperado, es posible que el cerebro más primitivo encuentre estrategias de supervivencia que responden a estos patrones.

También hay personas que establecen su prioridad en el ahorro, en no gastar ni un centavo. Son las personas que no invierten, sólo acumulan. La obesidad podría ser un síntoma de esa disposición, del miedo a que le falte. Como un seguro a todo riesgo, donde la grasa es “el seguro”

Detrás de la obesidad también puede haber una madre dominante, posesiva, que ejercía un control estricto sobre su alimentación, sus pensamientos, sus sentimientos y su creatividad. En este sentido, la obesidad representa una oposición inconsciente a la autoridad materna que abusó de nosotros

Un ejemplo puede aclararlo: Una niña empezó a engordar para que su madre la quisiera y se preocupara de ella como de su abuela que había enfermado y ahora estaba en su casa robándole toda la atención.

Alejandro Jodorowsky dice que cuando uno sufre un abuso, eso se sigue repitiendo. Hay que eliminar de la mente el símbolo del abuso y romper la fijación con un acto psicomágico. En este caso le recetó que comprara tantos kilos de huesos para perros como los que ella tenía en estos momentos de sobrepeso. Llevar toda esa carga en una carretilla hasta el cementerio donde estaba enterrada su abuela y decirle: ” abuelita, estos kilos son tuyos, no son míos, me libero de esta carga” También debería llevar miel para endulzar y que no fuera un acto hostil.

Noticias relacionadas con la obesidad

Una noticia apunta que el estómago puede actuar como un “segundo cerebro”. Se ha descubierto toda una red neuronal de entorno a cien millones de neuronas en el conducto intestinal. De esta manera, lo que se conoce como “sentimiento intestinal” es el nudo en el estómago que todos conocemos. A riesgo de equivocarnos, podemos pensar que en este rudimentario “cerebro” el hambre de amor, de atención y de ternura… lo satisfacemos con exceso de alimento.

Otra noticia habla de una especie de “interruptor biológico” de la obesidad, que ofrece la posibilidad de manipular la presencia o ausencia de grasa en zonas anatómicamente estratégicas del cuerpo. Ese interruptor se activa sobre todo por el estrés crónico. Este hallazgo explicaría porqué hay personas que durante sus vacaciones, pese a los habituales excesos del verano, pueden llegar a perder peso al alejarse temporalmente de sus presiones y preocupaciones cotidianas.

La última de las noticias que vamos a comentar es una especie de “programación enferma” que advierte que pronto habrá una epidemia de cáncer de estómago en los países desarrollados, según han alertado expertos en esta patología. Para estos expertos, la causa de este incremento podría tener relación con la obesidad. (Recordemos que las programaciones acaban por cumplirse)

Sería interesante y sobre todo positivo, complementar lo que los especialistas médicos aconsejan respecto a dietas y ejercicios para sanar la obesidad, con una mirada diferente a la misma, entendiendo la obesidad como un mensaje que el cuerpo nos manda para sanar lo que hay en su raíz. Debemos preguntarnos:

-¿Qué sentido metafórico tiene acumular la grasa o el líquido en este lugar de mi cuerpo?

-¿Qué es lo que en realidad acumulo y para qué?

-¿Por qué no dejo fluir la energía y las emociones?

-¿Qué oculto tras la grasa?

-¿A quién o a qué me parezco con esta imagen?

-¿He sido visto por mis padres?

-¿He tenido suficiente espacio para crecer entre mis hermanos?

-¿Estoy alimentando mi falta de amor con exceso de comida?

Imagen: Fernando Botero, “La carta”

En: http://planocreativo.wordpress.com/2008/07/18/la-obesidad-una-llamada-a-la-sanacion/

domingo, 13 de diciembre de 2009

Navidad ecológicamente responsable

Comprar un árbol de Navidad reciclable, que luego de ser utilizado regresará al bosque nativo, es una gran opción para esta temporada decembrina.

El árbol de Navidad más grande del mundo mide 110 metros y está nada más ni nada menos que en México.

Ubicado en el Paseo de la Reforma, esta simulación de árbol cuenta con la iluminación de un millón 200 mil focos en miniaturas, superando al adorno que se había edificado en Brasil el año pasado con 85 metros de alto.

Por ello, son miles de capitalinos quienes ya se han dado cita en la emblemática calle para presenciar tal adorno navideño y es que, claro, Navidad ya se siente en la ciudad y todos parecen estar empapados del espíritu propio de la época.

Así, de seguro también en cada uno de los hogares de México el árbol de Navidad comienza a ser preocupación de grandes y chicos; todos se esmeran en tener el mejor.

Sin embargo, tras esta verde y hermosa inquietud se esconde una dura realidad: aquella que hace mención a cuántos árboles mueren una vez finalizadas las fiestas.

Ante esto comienzan a emerger una serie de medidas que buscan reutilizar los árboles de modo que no se conviertan sólo en un montón de troncos y ramas botadas en las calles de la ciudad la primera semana de enero.

Una de ellas trata de utilizar la madera y convertirla en astillas. Una causa inteligente y que, de paso, genera dinero.

Otra consiste en volver a insertar los árboles al bosque una vez utilizados en Navidad y Año Nuevo. Una idea también inteligente, pero fundamentalmente amigable con el medio ambiente.

Verde Navidad
La propuesta de Verde Navidad surge como una alternativa sustentable ante el consumo anual de árboles navideños. La iniciativa promueve la venta de árboles en maceta, con el fin de reutilizarlos para reforestar los bosques nacionales.

El proyecto es bastante sencillo: se trata de comprar un árbol certificado con raíz y la reintroducción al bosque, a un precio acorde a esta idea ecológica, utilizarlo en casa, darle los cuidados adecuados y luego entregarlo para que éste regrese a su habitad natural, de manera que siga creciendo.

Para quienes dudan en seguir esta bella iniciativa sólo les bastará saber que anualmente mueren en el país un millón 700 mil árboles al final de la temporada navideña y que cada uno de esos árboles demoró ocho años en llegar a la forma y tamaño apropiados para su venta.

La propuesta de Verde Navidad tiene, entonces, varios beneficios.

- En primer lugar, la directa contribución a la lucha contra el cambio climático y el efecto invernadero.

- La generación de conciencia en las personas que podrán aportar su pequeño grano de arena al medio ambiente sin intervenir sus celebraciones.

- Finalmente, la iniciativa genera empleo y una derrama económica colateral para las comunidades involucradas al tratarse de árboles provenientes de plantaciones nacionales.

¿Cómo comprar un árbol reciclable?
Si usted piensa contribuir al cuidado del planeta y celebrar esta Navidad de manera ecológicamente responsable debe comprar su árbol en el sitio Web de la tienda online en www.tiendasuhab.com.

Puede ver mayor información en el portal de Verde Navidad o dirigirse directamente a Av. Mérida # 30, colonia Roma Norte.

En: www.altonivel.com.mx

viernes, 11 de diciembre de 2009

CÓMO SUPERAR LA NEGATIVIDAD

Los pensamientos negativos pueden ser incluso más atinados que otros de cariz positivo. Ahora bien, si imperan en exceso, denotan un malestar interior sobre cuyas causas puede ser útil reflexionar.

Paul Watzlawick, en su libro El arte de amargarse la vida (Ed. Herder), detalla las formas en que el ser humano consigue negativizar su vida a través del pensamiento. Según él, «una vida amargada la puede llevar cualquiera, pero amargarse la vida a propósito es un arte que se aprende, no basta con tener alguna experiencia personal con un par de contratiempos».
Existen personas que parecen manejar un radar de tecnología punta para captar lo negativo y otro de la Primera Guerra Mundial para percibir lo positivo. Pero lo cierto es que los pensamientos negativos nos afectan a todos en diferente medida: se cuelan como invitados no deseados empañando el presente y el futuro, sumiéndonos en emociones destructivas y tiñendo la realidad hasta el punto de que, en casos extremos, se cometería cualquier barbaridad para huir de ella. De ahí que manejarlos adecuadamente resulte crucial para vivir mejor.

Las células del sistema inmunitario no permanecen ajenas a nuestro diálogo interno. «Cada vez que se tiene un pensamiento negativo, el cerebro libera sustancias como la adrenalina, el cortisol y otras hormonas que influyen sobre el sistema nervioso, la musculatura y los sistema cardiovascular, respiratorio y digestivo. Un pensamiento negativo se distingue porque no conduce a la acción ni a algo útil; solo considera las limitaciones, no las posibilidades», asegura Marta Ligioiz, médico especialista en neurobiología del comportamiento.

Cómo darle la vuelta al guante


  • Bajar al cuerpo. Los pensamientos negativos producen un efecto en el cuerpo, del mismo modo que proliferan cuando se está enfermo, cansado o hambriento. Si aumentan los pensamientos negativos conviene observar si ha habido un desequilibrio en la dieta, si hace falta ejercicio, sueño, descanso... es decir, si se han atendido las necesidades del cuerpo. Es útil tomar conciencia de qué sensaciones provocan estos pensamientos, dónde se acumula la tensión, observar la respiración, inspirar y, sobre todo, sacar el aire profundamente para facilitar la relajación.


  • Desenmascarar al personaje. Cada pensamiento negativo oculta un personaje interior: un juez severo, una bruja que castiga, un padre exigente, una madre temerosa... Desenmascararlo permite darle voz, comprender su intención y desactivarlo.


  • Drenar lo negativo. Pensar en negativo media hora al día –y no más– escribiéndolo todo ayuda a mantener la mente limpia el resto del tiempo. Es importante no releer.


  • Llevar el miedo al extremo. El miedo origina pensamientos negativos. La terapia breve estratégica propone exagerarlos y, llegado un punto máximo, sostener la emoción y ver qué pasa. La anticipación es fruto del miedo al futuro y suele empezar con un «y si...». Es importante detectar y no responder a estos pensamientos a fin de no alimentarlos.


  • Pensar lo opuesto. Quien teme no llegar a fin de mes puede recordar las veces en que sí logró hacerlo. O bien, sin expresar lo negativo, se puede cambiar la dinámica buscando algo que agradecer a la vida.


  • Calificar lo positivo. Reescribir la biografía en clave positiva cambia la visión pesimista de algunas personas. También se puede empezar el día visualizando algo positivo. O, por la noche, apuntar todo lo que se ha hecho, excluyendo lo negativo, y valorar el día entre 1 y 10.

    Silvia Díez



  • En: http://www.cuerpomente.es/titular.jsp?TEMA=30343&a=2&numatra=30246

    viernes, 4 de diciembre de 2009

    PHANTASMAGORIA - La fábrica de colores

    Locomotion era un canal de televisión por cable latinoamericano que emitía 24 horas diarias diversos géneros de series animadas.

    Inicialmente Locomotion estaba dedicado a la animación clásica y para toda la familia. Pero a partir de 1997 la programación comienza a variar ligeramente hacia el público joven alternativo, para al final comenzar a emitir algunas animaciones para adultos desde 2000. Sin embargo, lo que realmente caracterizó al canal fue la inclusión masiva de anime y series japonesas.

    Los 15 cortos animados "Phantasmagoria" fueron hechos por Shigeru Tamura.

    El valor más importante de la serie Phantasmagoria, es que empleaba todas las posibilidades de la imaginación para contar cualquier historia y con ello, se volvía memorable...